domingo, 14 de diciembre de 2008

Mi puta sumisa; mi puta zorra



Sé que no te gusta que te llame puta. Lo sé, porque crees que es una humillación, y es cierto, pero también he de hacerte comprender que la humillación es una forma de entrega, de ofrecerse, de abrirse en canal para que el Amo te posea. Es rendirte a la evidencia que ya no te perteneces y que perteneces a tu Amo, que eres suya, su puta, su perrita sumisa y que puede tratarte como tal.

Eso es lo que quiero que comprendas y por eso te obligo a escribir varias veces en un papel, como un castigo infantil del colegio, “soy tu puta zorra”. Me gusta que lo escribas 50 veces, por lo menos, antes de cualquier castigo o sesión e sumisión. Porque quiero que ten mentalices de que no eres lo que tú quieres ser, sino lo que tu Amo quiere que seas.

Así que yare volví a obligarte a escribir “soy tu puta zorra” unas 50 veces como mínimo y tú me demostrarte que poco a poco vas avanzando en tu sumisión a mí al escribirlo 65 veces. Estabas de rodillas frente a la mesa y lo escribiste sin dudar, mientras yo me ponía detrás de ti, pegaba mi dura polla a tu culo y te rozaba roza los pezones con las yemas de los dedos, mientras tu gemías y escribías.

Me gustaba tenerte allí, de rodillas, escribiendo que eres mi puta zorra y y rozándote y pellizcándote ligeramente los pezones, mientras tú gemías con grititos de dolor y placer porque efectivamente, eres una puta zorra. Y lo sabes. Quizás tu miedo venga de tener que admitir definitivamente que lo eres, pero no tengas miedo porque es normal que lo seas o que quieras serlo.

Y sé que eres una putita zorra porque siempre que te amenazo con el castigo se te pone el coño mojado. Muy húmedo. O porque cuando no te hago acso vienes desnuda a cuatro patas al sofá donde estoy sentado y me ofreces tu culo moviéndolo en círculos como una perrita sumisa para que te lo folle.

Porque me suplicas que te folle tu coñito, una y otra vez, con palabras o con los movimientos de tu culo bajo el que asoma tu coño que brilla porque estás mojada. Te veo all`´i a cuatro patas, moviendo tu culo, ofreciéndome tu coño y suplicándome que te folle, que te folle tu coño,. Y todavía dudas de que eres una puta zorra. Quizás es que tienes miedo a reconocer que no solamente eres una puta zorrita, sino que es imposible encontrar una que es más puta que tú.

Por eso, cuando me he levantado, me he puesto detrás de ti, te he cogido de las caderas y me follado tu coño de putón verbenero, te has corrido a los pocas embestida, al chocar mis pelotas contra tu clítoris porque te gusta sentir mis huevos golpeándotelo. Y te has corrido a las pocas embestidas dando grititos de puta, jadeos de putón y espasmos de sumisa entregada.
- No me dejes, mi Amo - me has suplicado-. Sigue follándome que soy multiorgásmica y no he terminado de correrme.
- Suplícame que te folle
- Fóllame, mi Ama y lléname de tu leche, te lo suplico.

Y te he vuelto a coger de las caderas, te he dado unas palmados en el culo que te lo han puesto rojo y te he follado fuerte, como te gusta, hasta que has vuelto a correrte de nuevo entre gemidos y espasmos, dos veces más. Y otra más porque eres fácil, te corres en seguida como buena puta y yo también me he corrido y te he llenado tu coño de leche.
- Tienes razón, mi Amo: soy una puta. Tu puta, tu puta zorra.
- Lo sé, putita. Jamás había tenido una sumisa que se corra con tanta facilidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra, soy tu puta zorra.
Mi amo soy todo lo que desees que sea, mientras siga siendo tuya.

Su putita zorra, su putita sumisa.

sumisa0

Jean de Berg dijo...

Me alegro, sumisa. Cada día eres más sumisa y vas aprendiendo qué espero de ti. Porque efectivamente eres una puta zorra, pero "mi puta zorra". De nadie más.
Te quiero, putita sumisa.