sábado, 5 de septiembre de 2009

Me castigas por ser demasiado puta y zorra



Ayer quemamos mi DNI. En realidad lo quemé yo, por mi propia iniciativa, aunque tenga que pagar una multa cuando vaya a renovarlo por pérdida. No me importará porque lo verdaderamente importante es lo que quise darte a entender con ese gesto, cuando me acerqué de rodillas a la mesita de delante de sofá, puse un tazón sin asa y cogí mi DNI y lo quemé con un mechero delante de ti que me mirabas absorto.
- ¿Por qué haces eso, sumisa?
- Porque quiero quemar mi vieja vida, mi Amo. Quemar mi vida en libertad, para empezar una nueva siendo tu sumisa puta y perra esclava.
- No era necesario, cariño. Los dos lo sabemos
- Pero para mí si es importante.

Y me fui al cuarto de baño para enjuagarme la boca con Oraldine, sentarme en el bidé y lavarme bien mi coño pues sé que antes de chuparte la polla he de hacerlo, tal y como hacen las prostitutas con sus clientes. Tú no eres mi cliente, eres el amor de mi vida, mi Amo, pero yo soy tu sumisa y tu puta zorra, tu perra, y toda puta se ha de lavar bien la boca antes de chupársela a su Amo. Y cuando estuve preparada, me acerqué a ti, te bajé la cremallera de los pantalones y te la chupé hasta que te corriste en mi boca.
- ¿No me has pedido permiso para chupármela?
- Lo sé, mi Amo, y debo ser castigada.

Y yo misma me puse delante de ti y me di cuatro hostias por haber tenido el atrevimiento de chupar tu sagrada polla sin tu permiso. Y tú me miraste y sonreíste cómplice, sin hacerme caso, por lo que tuve que provocarte un poco más para que me dieras caña y me puse a cuatro patas delante de ti, moviendo mi culo en círculo para llamarte, para provocarte, para decirte que me montes como a tu perra, que me uses como tu puta, que me trates como la zorra que soy.

Pero tú me miraste, sonreíste y seguiste leyendo el periódico. Y me dejaste allí insatisfecha, como una perra en celo. Castigada, porque no hay mayor castigo para una puta zorra como yo que su Amo no la monte como una perra, no la use como su zorra. Es el peor castigo del mundo, mi Amo: el castigo de que no me trates como tu puta zorra. Eres cruel. Pero te amo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

como Adoro como escribe ella ,la adoro, en medio de esac rudeza hya un ternura y una fuerza intensa de ser tuya tan apasionada es una sumisa muy fuerte

sumisa g

Anónimo dijo...

estoy bieen esta fotoy y me ponen acidn algui quier ser mi sumis
vituco21@hotmail.com

Anónimo dijo...

Digna de clonar para que hubiera mas zorras como ella.
AMOBRUJO@hotmail.com