domingo, 20 de septiembre de 2009

Tu puta zorra, desde la noche de bodas

Te he dicho que si alguna vez nos casamos, me tendrás que azotar el culo en la noche de bodas para que vaya tomando conciencia de lo que me espera. Luego, pasaremos la noche abrazados, pero cuando subamos a cambiarnos, yo me echaré sobre la cama, me levantaré el trajo de bodas y las bragas blancas y te ofreceré el culo para que me lo azotes con la correo de tu pantalón de novio. Los gitanos dicen que no quieren buenos principios. Yo tampoco los quiero.

Quiero ser desde el primer día tu mujer, tu esposa y tu puta. Espero que lo hagas y que no me defraudes. No te perdonaría jamás que no me azotes en la noche de bodas para anticiparme cuál va a ser el resto de mi vida. Espero que seas lo suficientemente hombre para estar a la altura de las circunstancias, de la responsabilidad que te exige ser mi Amo y que sepas ejercerla. No me falles, amor mio.
Tu puta perra.

No hay comentarios: