martes, 1 de diciembre de 2009

Nacida para ser usada



Me lo recuerdas constantemente, pero a veces se me olvida. Sé que mientras Leonardo Da Vince nació para pintar la Gioconda y Einstein para formular la teoría de la relatividad, tú has nacido para ser usada. Has venido al mundo con el único propósito de que tu cuerpo sea un instrumento del placer y que todos, absolutamente todos, pueden usarte y servirse de ti para darse placer como si fueras una batidora o un strapon humano.

Sólo eso. Ese es tu destino, lo que todos esperamos de ti y sobre todo, lo que tú me has venido suplicado encarecidamente. Ahora por fin lo eres y como una guitarra que cualquiera coge para tocarla, tú eres sólo un instrumento para ser usado, para darle placer a los demás porque tú placer es ver que los demás lo tienen al usar tu cuerpo, al servirse de él libremente como quieran, cuando quieran y donde quieran. Ese es tu gozo. Es lo que siempre me has dicho. Y lo que siempre me has suplicado. Ahora por fin lo tienes y lo gozas.

5 comentarios:

alexia {All} dijo...

Vaya si ese era su mayor deseo y usted disfruto de presenciarlo y sobre todo de moldearlo a su antojo, ha logrado el cometido...pues toda sumisa dice a con su actitud muchas cosas y solo el buen Amo logra leerlas y llevarla justamente donde le gusta estar, logrando brindarle el máximo placer, culminar donde se merece y no se atrevía antes de ser guiada de una mano fuerte y sabia...

Amo A. dijo...

Tienes razón en lo que dices, alexia. Se te ve lúcida y con las ideas claras. Y eso tiene mucho mérito. La sumisa te va guiando con su actitud y al final, sabes cómo hacerla sonar, cómo interpretar sus deseos. Pero más que saber guiarla, hay que entenderla, hacerle perder el miedo y que aflore lo que ella lleva dentro. Que descubra qué es lo que quiere, lo que anhela, proque entonces, cuando lo sabe, te lo ofrece con las manos abiertas. Y tú lo disfutas junto a ella.

Anónimo dijo...

Magnífico. Glorioso. Tus textos son puro morbo: siempre dan en la diana.
Es imposible decir más con menos.
Eres un maestro!

Gracias,
pablo

Amo A. dijo...

Gracias, Pablo.

Anónimo dijo...

Que tierno...y bello.
Eria