jueves, 4 de marzo de 2010

Necesito, suplico, deseo ser más zorra, mas puta, mas cerda, mas perra...



Soy tuya, sí. Tuya, entera por completo. Mi cuerpo y mi mente lo son desde hace mucho; no lo sabía pero ya era tuya sin conocerte. No se puede explicar de otra manera, porque en dos palabras me sentí tuya, tu puta, tu zorra, y quise más, necesité más. Escapé más de una vez, porque no entendía tal grado de emputecimiento, tal placer al sentirme tuya.

Y volví, vuelvo siempre con más ansias, con mas ganas de que me sientas de tu propiedad. Úsame, exhíbeme, no importa el verbo importa tu placer, tu goce, tus deseos, tus caprichos. Me dices que me queda mucho, que esto no es nada. Si esto no es nada el placer que me espera es infinito.

Necesito, suplico, deseo ser más zorra, mas puta, mas cerda, mas perra. Necesito tus azotes, tus ordenes, tu voz. Úsame a tu antojo, esa es mi voluntad, el entregarme a ti. Mi vida es ya tuya y se que está en las mejores manos. En las manos del hombre que adoro, que amo, que venero, en las manos de MI AMO. Tuya siempre, por siempre y para siempre, no dejes nunca de usarme y gozar de tu puta zorra sumisa, de mi.

3 comentarios:

Justine dijo...

Buen blog


Saludos

© PaSioN dijo...

No dudo que tienes algo que atrae irremediablemente a desear que una mujer se entregue a ti de esa manera.

Un beso de PaSioN

Amo A. dijo...

Justine: Muchas gracias, pero el mérito es de la artista.

Pasión: Supongo que es al revés y es ella la que inspira y provoca. La artista es ella.
Un beso.