lunes, 26 de abril de 2010

Mi contrato de puta zorra (cláusulas generales)

El único objetivo de mi vida de aquí a que me muera será procurar que tú, mi Amo, seas inmensamente feliz. Conseguir tu felicidad y tu placer, desviviéndome por ti para que lo consigas, para que logre todos tus deseos, sueños y fantasías. Todo nos estará permitido, sin límite alguno, para que tú logres tu felicidad, tu placer o tus antojos y caprichos. Todo lo que a ti me produzca placer te estará permitido.

Absolutamente todo y sin límite alguno. Y mi obligación será esmerarme en que tú, mi Amo, puedas cumplirlo, aún a costa de mi sufrimiento. Mi vida será una dedicación exclusiva, día y noche, las 24 horas del día, a que tú consigas el placer, la felicidad y logres realizar absolutamente todas tus fantasías, sueños y caprichos. Eso será lo único que nos importará en esta vida. Nuestra única meta: buscar exclusivamente tu placer, al precio que sea, porque el mío será exclusivamente ver que tú lo tienes, ver como tú gozas, mi Amo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres realmente maravilloso.

Siempre tuya

Siempre

Mi mente no se libera de ti.

Amo A. dijo...

Me alegro. Eres deliciosa. Una sumisa excepcional. Estoy orgulloso de ti.
Un beso.