sábado, 10 de abril de 2010

Tu misma te ofreces al castigo

Eres tan puta, tan perra y tan zorra, que tú misma te retuerces para sacar más el culo, para ofrecerlo más aún al castigo. Para saborear mejor el placer del dolor que tanto te gusta porque eres tan perra y sumisa que tú misma vienes a cuatro patas con el látigo en la boca para que te castigue, te use y me sirva de ti para mi placer. Pero sobre todo, eres experta en exhibir tu culo, en retorcerte en las ataduras para sacarlo más y ofrecerlo al castigo. Para recibir el placer del dolor con más intensidad. Se diría incluso que eres tu la que mandas, la que ordenes que no tenga piedad y te haga sufrir hasta el gozo. Una dictadora.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Se puede ser muy puta, muy perra, muy zorra pero siempre hay una persona que te motiva a serlo cada vez mas. Una persona que hace que ese coño de perra este siempre abierto, humedo, mojado y ese culo dispuesto para ser azotado.


Me sigues poseyendo en cada palabra.

Lo sabes, se que lo sabes.

Amo A. dijo...

El mérito siempre es de la sumisa. Siempre. Es ella la que hace un buen Amo.
Gracias por dejarte poseer.
Un beso.

sumisa g dijo...

:) Por que amores que matan nunca mueren....nunca....
Ese parrafo es perfecto

Un abrazo sincero para los dos

Amo A. dijo...

Creo que es una canción de Sabina, sino recuerdo mal.
Un beso, G.