sábado, 6 de noviembre de 2010

De mis deberes y obligaciones como puta y perra

Disposiciones generales.-
No tengo ningún derecho, excepto a exigir que mi tratamiento como puta, perra y zorra vaya aumentando día a día.

Tengo derecho a ofrecerte en cualquier momento mi coño, mi culo y mi boca por si quieres follártelos. La decisión será siempre tuya, pero yo tengo el derechero de ofrecerme a ti como tu puta zorra por si quieres follarme o que otros me follen.

Tengo derecho a suplicarlo y a ser considerada por mi Amo como la mejor de sus perras. Su favorita. Su predilecta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Magnífico. Sigo vuestra maravillosa historia de amor.
Seguid deleitándonos.
Gracias