lunes, 20 de diciembre de 2010

Sumisa, puta y zorra para ti

Ya no estás, pero todavía recuerdo lo que me decías, mientras venías a cuatro patas con la fusta en la boca.

"Soy tuya, mi Amo. Tu puta zorra, tu perra sumisa que sólo anhela ser cada día más puta para que me goces y disfrutes; para que me uses y te sirvas de mi a tu capricho cuando quieras, como quieras, donde quieras y con quien quieras.

Aunque a veces me enfade contigo porque eres demasiado bueno, muy cariñoso y tierno y te cuesta trabajo someter y castigar a la que es tu puta zorra desde el primer día que te conocí. Cuando se me mojó el coño al saber que podría ser tuya, cuando comprendí que todas mis fantasías y anhelos se podían cumplir contigo porque supe que además de duro, estricto y severo, eras cariño y tierno.

Pero a veces eres desasido complaciente, te preocupas demasiado de mi placer y mi placer es ver que tú lo tienes; que se te ponga la polla dura cuando me levantas la falda y me azotas el culo. Y cuando yo me vuelvo, te miro a los ojos y te sonrió para que me azotes más mi culo de putón verbenero; para que me castigues, para que me sometas completamente y no quede ningún lugar de mi cuerpo que no sea tuyo, de tu propiedad. Por eso a veces tengo que ser mala para provocarte, para sacar de ti el Amo que yo sé que llevas dentro y que reprimes porque me amas demasiado y temes hacerme daño.

Y sabes de sobre (te lo he dicho miles de veces), que no debes tener piedad, que debes someterme, doblegarme y emputecerme más de lo que ya estoy, más de lo que siento, porque aunque soy tu puta, quiero más. Deseo ser más zorra, más perra y más puta para que se te ponga la polla dura con sólo oírmelo decir.

Porque no dejo de recordártelo; no dejo de decirte que quiero ser más sumisa, más zorra y más puta. Aunque te cueste. Porque me vuelve loca ver tu polla dura cuando te lo digo y cuando me castigas; cuando me pones a cuatro patas, me tiras del pelo y me follas como tu perra, como la puta zorra que soy y que quiero ser por el resto de mi vida.

Te lo suplico, por favor: Emputéceme cada día más. Aunque sólo sea un poquito, cariño mío, porque te amo y quiero que mi vida sea un permanente estado de excitación al saber que soy tuya. Quiero tener todo el día el coño mojado, aún en tu ausencia, sabiendo que soy tu perra y que en cuanto llegues podré demostrártelo.
Te quiero, amor mío.
Tu puta zorra.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

wow...realmente me exito

Anónimo dijo...

uppsss... quise decir excitó

Anónimo dijo...

muy buena selección de fotos!