lunes, 21 de febrero de 2011

Buenas noches, mi Amo

Hoy te dejo esta carta en la bandeja que todos los días te llevo para que cenes mientras yo, tu perra sumisa, te ofrezco mi coño y culo para que te lo folles; para que lo mires mientras cenas por si quieres tomarme como tu postre. Porque no hay mejor postre que mi coño ofrecido y mi culo en pompa de puta sumisa siempre ofrecida para lo que gustes, para cuando quieras usarlo. Y con una vela en mi culo para alumbrarte porque así todo es más romántico.

Pero mientras estoy así ofrecida y alumbrándote, quiero recordarte, una vez más, que soy tu puta sumisa, que tú eres superior y yo soy inferior; que yo te amo con todas mi alma y que tú te dejas amar. Que sé y acepto encantada que jamás podré volver a follar y que sólo podré ser follada; que sé que tu polla es mi Dios, mi ídolo, mi cetro, mi todo, porque siempre que quieras la tendrás metida en mi boca para que te la guarde, si no quieres follártela.

Esa polla que tendré que chupar, besar e idolatrar. Sé que a partir de ahora mi cuerpo y mi voluntad es tuya y tú decidirás, por tanto, quién me folla y quién lo usa. Porque mi cuerpo ha nacido para ser usado por ti. Y me parece lo más lógico y consecuente, como una ley natural que no es necesario explicar.



Sé que tú eres el poder y yo soy la obediencia. Sé que tú eres el capricho y yo soy la que los satisface. Sé que tú eres arbitrario, injusto y que pese a todo te seguiré amando, porque cuanto más injusto seas más me demostrarás que soy tuya. Sé que podrás azotarme el culo con una correa por capricho, para distraerte, porque se te antoja o para divertirte delante de tus amigos, y que yo gozaré con ello porque mi dolor es tu placer. Y sé que me humillarás en público cuando quieras y yo seré feliz de que lo hagas porque mi humillación te enaltece, te engrandece y te hace aún más atractivo para mí y para otras mujeres.

Hoy sólo quiero recordarte, mi Amo, que te quiero con toda mi alma.
Y te suplico que no escatimes esfuerzos por hacerme cada día más sumisa a ti. Te lo suplico una vez más, Mi Amo.
Tu puta sumisa.

No hay comentarios: