sábado, 19 de marzo de 2011

Carta de la puta zorra a su Amo



Ya no estás, pero todavía recuerdo tus comentarios:

Lo cierto es que tienes razón, como siempre, y no me puedo engañar. Cada uno es como es y eso no tiene vuelta de hoja: Yo soy contigo sumisa, y te amo y te quiero con locura porque eres el hombre de mis sueños, el macho que siempre he buscado y contigo, aún en la distancia, soy feliz porque me siento puta, usada, en paz y feliz, muy feliz. Porque te necesito para vivir, para ser, para realizarme como persona, para ser yo porque sin ti, sin mi amor por ti, sin mi sumisión por ti, me pierdo.

Y por eso te agradezco, mi Amo, esta nueva vida que me has dado; una nueva vida en la que sólo prima tu voluntad, en la que tus deseos son la norma y en la que tu libertad está por encima de todo porque tu libertad es mi placer y porque mi esclavitud es tu libertad. Una nueva vida en la que sólo existes tú, sólo reinas tú y donde sólo tú decides por mí, porque a partir de ahora serás tú el que me gobierne. A Dios, gracias.

Y te doy las gracias de rodillas por quemar mi vieja vida y darme una nueva en la que tus deseos anularán cualquier otra norma, en la que tus caprichos serán leyes y tus antojos reglamentos, porque no existe vida fuera de ti y sin ti sólo queda el frío del vacío del Universo pues tú lo llenas todo, eres la vida, la esencia de la vida, de la nueva vida en la que sin ti nada es nada, todo es nada, porque tú lo eres todo y fuera de ti no hay nada. Absolutamente nada. Sólo el vacío, el sinsentido y lo absurdo de la vida; lo absurdo de vivir sin ti , sin la sumisión incondicional a tus deseos. Y eso no es vida.

No hay comentarios: