domingo, 3 de abril de 2011

Emputecida de nuevo, amor mío

video

Te has echado sobre la cama, has llevado las manos a la espaldas y me has pedido que te ate. Y luego has comenzado a mover el culo en círculos para atraerme, para que acuda a follarte. Y esta vez te he hecho caso y así, en esta postura, te he follado hasta que me he corrido. Y luego me he marchado y te he dejado así.
- No te vayas, amor mío -me has suplicado.
- Te dejo ahí hasta que te vuelva a necesitar. Voy a bajar al bar de abajo a tomarme un café.
- Yo no me he corrido, por favor, sigue follándome.
- No, aún no -te he dicho inflexible, harto de que siempre quieras hacer lo que te sale del coño, es decir, que te trate como una puta.

Y así has estado hasta que me han venido de nuevo las ganas de follarte, he subido al piso, he entrado en la habitación y me he vuelto a acercar a ti para meterte la polla en tu coño de puta y volverme a correr. Y luego he bajado al bar a tomarte una cerveza.

Y luego otra. Y otra. Y luego he bajado para comer, mientras tú me esperabas en la cama, en esa postura, por si quería usarte, por si quería follarte otra vez. Sabes que sólo eres un coño permanente expuesto para ser follada, para ser usada para el placer de los demás. Lo sabes y lo suplicas.

Creo recordar que estuviste así toda la tarde, y que tú te corriste no sé cuántas veces. Perdí la cuenta, tanto de tus orgasmos, como de los cafés y cervezas que me tomé. Aunque al anochecer por fin lograste lo que querías: ser emputecida y usada como una puta zorra.
- Azótame antes de follarme, por favor -me suplicaste cuando volví a ponerme detrás de ti y me bajé los pantalones.

Pero no te hice caso porque te corres muy fácilmente con los azotes y no quería que tuvieras placer para que estuvieras salida como una perra y te ofrecieras y expusieras como puta zorra. Quería verte excitad y emputecida, suplicando que te azote.

No lo hice y tuviste que contentarte con ser usada y follada hasta que ya no pude más y te solté, te cogí en brazos, te llevé a la cama y nos amamos tiernamente, mientras me decías que me amas. Porque me amas. Lo sé. Tanto como yo te amo a ti, mi querida zorra.

3 comentarios:

Friené dijo...

que manera tan sexy de escribir

Amo A. dijo...

Gracias, Friené. Me sale así, sin proponérmelo.
Gracias. Y un beso.
Antonio.

Anónimo dijo...

Creo que soy puta, no lo tengo claro. Me encanta todo lo que escribes y lo que disfrutais, me pone mucho...