viernes, 22 de abril de 2011

Sexo inteligente expresado en esa lógica del látigo

"No soy objeto, porque el objeto no elige y yo he elegido. Instrumento, sí; instrumento por resonancia, grupa, nalgas de resonancia, tambor sonoro, pero el tambor no siente que es golpeado. Castigo, sí, único concepto posible, porque ésta es la necesidad de ese sexo exigente, imperioso, abierto, tendido, húmedo hasta el punto de mojar el pavimento con un hilo continuo de miel cuyo charco se extiende entre el muro y mis rodillas.

“Beacul”, sí, y con alegría, pero sobre todo sexo, sexo inteligente expresado en esa lógica despiadada del látigo, de las ataduras del castigo. ¿Cómo existir entre dos orgasmos, si no es en esta prosternación?¿Cómo tener paciencia sin la tortura del azote?

Ha venido mi Amo. Con una mano ha girado mi cabeza en la medida en que lo permite mi cadena. Ha rozado mis labios con los suyos y se ha ido. Ese contacto me ha enloquecido.

Beacul - S.G. Clo'zen - Tusquets - Colección La Sonrisa vertical.

3 comentarios:

Sweet dijo...

Esta vez, me quedo con las tres últimas líneas... me recordaron algo...
;)

Amo A. dijo...

Bueno, a mí me gusta todo.Pero cuéntanos qué te recuerdan...

Sweet dijo...

jajaja.... ahoriiiiiiita, jajaja!