sábado, 8 de septiembre de 2012

Puta y sumisa, con marido cornudo

De acuerdo, cornudo. Te hago caso. Ya ves como se ha corrido mi amante, mi macho, el hombre que me hace gozar como una perra; que me somete con su polla; que me lleva de un orgasmo a otro y me vuelve loca porque me hace suya y me lleva a entregarme a él como una zorra; como su zorra. Como su puta más sumisa.

Su zorra particular que expone su  coño para que él lo posea  cuando le venga en gana y me haga suya cuando quiera, donde quiera y como quiera. Y eso hace ahora. Y con tu consentimiento. Porque te gusta sentirte cornudo, te gusta mirar como te hago cornudo y te excita sobremanera saber que él me hace gozar como tú jamás podrás hacerlo.

Porque soy suya, mi coño es suyo y mi cuerpo esta abierto y ofrecido a él las 24 horas del día para que me folle, me haga suya y me convierta en la putas más redomada.

Y con tu consentimiento. Porque eres cornudo. Un cornudo consentido y feliz, que me facilita que los machos me follen como a mi me gusta y me conviertan en su puta privada. Porque soy su puta. De ellos. Nunca de ti que sólo me das el placer de humillarte, hacerte cornudo y convertirte en el esclavo más sumiso y fiel.

Ya has visto como mi macho se ha corrido sobre mi culo y ahora te toca a ti. Ahora te toca darme el placer de lamer el semen de mi culo, de dejármelo bien limpio para que disfrutemos los dos con la humillación, nos excitemos de nuevo y volvamos a follar para hacerte cornudo. Para hacerte feliz. Así que lame, cornudo. Lame el semen de mi macho y siente de verdad lo que son unos buenos cuernos.

No hay comentarios: