viernes, 26 de octubre de 2012

Ella misma se ofrece sumisa


La cuestión no es que mi mujer se ponga ropa sexy para recibirlo. Eso no me importa e incluso soy yo el que va a comprársela y se la exige. Lo que mas saca de punto   es que ella le suplique que sea duro con ella, que no tenga piedad y la folle  sin ningún miramiento. Que la folle como una puta salida, como una puta perra, como una zorra guarra y putona, que es como ella se comporta siempre con él. 

Conmigo no. A mi me da cariño y ternura, pero cuando viene él se comporta como una perra salida. Que se ofrezca de esa forma tan sumisa para que él se la folle cuando quiere y como quiere.  A veces viene sin avisar porque sabe que ella está disponible full time y sólo tiene que llamar al timbre y entrar para disponer de su puta particular. Eso tampoco me importa. Lo que si me duele es que ella se ofrezca tan sumisa, cuando ese papel me corresponde a mí como sumiso cornudo consentido.

No hay comentarios: