lunes, 5 de noviembre de 2012

Puta, sumisa y mamona

Poco a poco  te has convertido en una espléndida lamedora de pollas pues te recreas en la suerte y las paladeas para sacarles todo su jugo. Parece como si quisieras detener el tiempo mientras lames y te comes una polla pues la saboreas lentamente, muy lentamente, como si no quisieras que pasara nunca el momento, como si quisieras apropiarte de ella para seguir chupándola de por vida como un chupete. Eres una buena puta sumisa. Y mamona.

Porque es tu chupete pues últimamente me pides que te deje dormir con la polla en la boca y eso he hecho. Y además me despiertas por la mañana con suaves lametones para que tenga un dulce despertar. Eres un excelente despertador. Así que te daré siempre polla, siempre que quieras y lo pidas en las debidas condiciones. Te mereces eso y más.

No hay comentarios: