jueves, 15 de noviembre de 2012

Puta y zorra hasta en el pelo

Cuando te pones con ese culo delante de mi, te agachas y me lo ofreces a la vista y a la polla, es cuando  comprendo lo puta y perra que eres. Lo zorra que puedes llegar a ser. “Fóllame”, me suplicas. Pero en esta ocasión no te vas a salir con la tuya. Vas a ser follada, y bien follada, como corresponde, pero por unos invitados que vendrán a complacerte.  
Así que prepárate, ponte la cofia sobre la cabeza y los zapatos de tacón. Sólo eso. Así nos servirás las copas, pasaras de uno a otro chupando las pollas y oficiaras de puta sumisa suplicando que te follemos mostrando ese culo de putón verbenero, de zorra portuaria que tienes y que tanto nos gusta.

Porque serás sobada, magreada, usada, manoseada y humillada hasta que tu coño no pueda más y diga basta. Si lo dice, porque eres tan puta y tan perra que aunque te caiga a chorros la excitación de tu coño  pos los muslos, no dejas de suplicar que te follen, que te usen, que se sirvan de ti como puta de guardia.
Es probable que alguno te azote si como haces siempre,  vienes a cuatro patas con la fusta en la boca, pero creo que hoy preferimos follarte, llenarte la boca, el coño y el culo de leche. Y el pelo, porque quedas tan pringada de esperma que el pelo se te pega.

No hay comentarios: