viernes, 21 de diciembre de 2012

La sumisa preñada

Si la esclava se queda preñada de su Amo, sigue siendo esclava, aunque en este caso con mucha más delicadez. Pero no por ello deja de procurar el placer del Amo y seguirá siendo su más sumisa perra. Preñada, eso sí.

Por supuesto que tendrá que dejar de beber (o fumar) con objeto de que el hijo de su Amo sea lo más sano posible.

Y cuando le venga la leche a los pechos ha de extraer una muestra con un sacaleches para que su Amo la prueba antes de dársela al niño. El Amo podrá mamar de sus tetas siempre que quiera y ella ha de estar disponible y bien alimentada, para dar de mamar a los dos, a su Amo y a su hijo.

Texto traducido de una web americana.

No hay comentarios: