martes, 22 de enero de 2013

Sí, me masturbo pensando en él

Me acaricio pensando en su preciosa polla, en sus fuertes brazos abrazándome, en su pecho, en la forma que tiene de agarrarme, follarme, usarme y hacerme suya. Es muy hombre, muy macho y  una hembra en celo como yo lo nota. Por eso lo añoro, lo echo de menos y no puedo vivir sin él, si su polla, sin estar sometida a sus caprichos.

Tú lo sabes mejor que nadie porque asistes a ello y sabes que sólo verlo me encharca el coño. Pero está de viaje. Con su mujer. Porque él es muy hombre, muy macho, y al contrario que tú folla con dos: con su mujer oficial y con su puta, es decir, conmigo. El tiene dos hembras para él solo y tú ninguna porque has aceptado tu papel de sumiso cornudo.

Y no viene. No lo veo venir, pero tú sigue lamiéndome el culo por si viene, por si aparece y quiere encontrarme excitada, perra, zorra y muy puta, muy suya. Sigue lamiéndome el culo, cornudo y prepáreme por si viene. Haz de mamporrero y consigue que la zorra de tu mujer esté lista para su hombre, para su macho, para su macarra, para el hombre que la trata como una hembra de verdad. Y no me respeta como haces tú.

1 comentario:

Elena dijo...

Y yo me masturbo pensando en ti....princesa deliciosa