sábado, 23 de febrero de 2013

Necesito su droga, su placer, ser usada para sentirme plena, mujer.

SÁBADO.- Los dos descansan tras pasar la noche conmigo. Hemos follado hasta el amanecer y hemos quedado los tres exhaustos. No puedo ni contar los orgasmos que he tenido y tengo el coño escocido. Los dos son muy buenos amantes, jóvenes, fornidos, guapos y muy elegantes.

Los dos me han follado hasta dejarme extenuada, ida, como si hubiera perdido la consciencia de la realidad y me hubiera trasladado al país del éxtasis permanente con un orgamos tras otro.

Ellos me han descubierto que soy multiorgásmica, que puedo tener varios orgasmos seguidos, encadenados y que cuando termina uno empieza el otro. No creo que pueda superar jamás esa sensación de continuo placer, de estar siendo el vehículo que proporciona el placer a dos machos y que además recibe todo el placer de ellos.

No sé si crea dependencia, pero no creo que mi vida a partir de ahora pueda volver a la normalidad. Necesito esto, este placer, como si fuera pan. Necesito sentirme siempre como me he sentido con ellos. Necesito su droga, su placer, ser usada para sentirme plena, mujer.

Ahora duermen tras follarme toda la noche. Ninguno de los dos es mi marido, mi esposo, el hombre fiel padre de mis hijos. O sea, tú, mi querido cornudo, que tienes que aceptar que una vez que me has puesto en manos de estos dos hombres ya no puedo dejarlo. Querías hacerme un regalo de aniversario y has contratado a dos gigolós, pero he estado hablando con ellos y ya lo hemos acordado. Voy a trabajar de puta para ellos.

Van a ser los dos mis macarras y follaré con quien ellos quieran. Y ellos cobrarán el dinero, porque yo lo haré gratis. Espero que puedas encargarte de los niños, de hacerles la comida, de llevarlos al colegio. Diles que su mamá trabaja de noche, que viene por la mañana muy cansada (no sabes cuánto) y que podrán verme por la tarde, antes de que vuelva aquí para prostituirme toda la noche con mis dos macarras.  Gracias, cariño, por descubrirme mi nueva sexualidad.

No hay comentarios: