viernes, 22 de marzo de 2013

La puta esposa del cornudo Rubén


Me dirijo de nuevo a ti, Rubén, mi estimado cornudo, para informarte de que tu esposa, es decir, “mi puta”, sigue satisfaciéndome mucho cuando me la envías para darme placer, para que la use a mi capricho tal y como tenemos pactado. Cuando ha llegado iba vestida muy sexi y olía a jabón y perfume. Me alegro mucho de que la hayas bañado para mi, la hayas vestido y le hayas comprado nueva ropa sexi. Estaba guapísima y además, como es tan caliente, no ha hecho falta que le dijera nada porque ha sido ella misma la que se ha desnudado y se ha puesto a cuatro patas.
-  Fóllame –te lo suplico, me ha dicho mientras movía el culo delante de mi.

No puedo contarte más, por ahora, porque sigue a cuatro patas en el suelo ofreciéndome su coño para que lo use, para que lo folle, para que la monte como una puta zorra. Eres un buen cornudo, pero además tiene la suerte de tener a una esposa muy puta que le gusta follar y ser usada. Gracias por traérmela a casa para que me la folle. Cuando haya terminado con ella ya te llamaré para que vengas a recogerla y te contaré más detalles de lo que vamos a hacer.
Recibe un cordial saludo de tu Amo. 

PD.- Espero, cornudo, que habrás obedecido mis instrucciones y que mientras me follo a tu mujer llevarás las braguitas tanga que me enseñaste y el strapon en tu culo de puta para que te sientas follada mientras te hago cornudo, mientras me follo a tu amada esposa.

No hay comentarios: