lunes, 8 de abril de 2013

Él es el macho dominante y tú su puta

Sé que lo estás llamando a él, a tu novio, pese a que yo soy tu marido. Sé también que a él lo quieres, lo amas, tanto o más que a mí.
- A cada uno de una forma distinta, cariño -me sueles decir. Tú eres dulce, tierno, romántico…él es un macho Alfa, un macho dominante muy duro que me tiene loca. Pero os necesito a los dos. A él para follar como una zorra, como la perra que soy. Y a ti para dormir abrazados y que me mimes.


Y eso hago desde antes de casarnos. Él es el macho dominante de la casa, el hombre, y yo sólo la puta sumisa. Y digo puta porque desde que él entró en nuestra vida, en tu vida, yo llevo braguitas y un cinturón de castidad pues él no quiere que en la casa haya más hombre que él. 

Y tampoco quiere que folle contigo, porque dice que eres suya, su puta, su zorra, su perra…Y tú lo has complacido. Y yo he aceptado. Como siempre hago. 

Porque te amo y sólo deseo verte feliz y gozar. Aunque sea en los brazos de otro. Te amo tanto que los cuernos para mi son una demostración de mi inmenso amor. Y mi humillación ante él una demostración de que te amo más allá de cualquier convención social. 

Por eso cuando me llamas junto a ti y me dices que te lama el culo mientras follas con él, te lo lamo con fervor  para demostrarte cuánto te amo. Y porque sé que es tu forma de hacerte valer ante él, de presumir de marido cornudo y de que soy tuyo sin límite alguno.Y yo te amo cada día más. No lo puedo evitar. Ni quiero.

1 comentario:

Devastiel dijo...

El amor tiene muchas formas, por suerte.
Un saludo.