lunes, 29 de abril de 2013

Para que goces como una perra salida.

Me gusta mucho ese cinturón de castidad-braguita que me has regalado por nuestro aniversario.  Ya sabes que no puedes tocarte sin mi permiso, pero me alegra que quieras ponerlo en evidencia, que lo lleves para dormir incluso o para ir al trabajo debajo de la braga. Sé que para ti significa mucho, así que te permito que lo uses a tu capricho, aunque no se te ocurra abrirlo ni para mear.

Cuando tengas ganas me avisas, te lo abro y haces pipi, como una buena sumisa. Delante de tu Amo. Mientras tanto, te dejaré atada en la cama para que reflexiones sobre tu sumisión, sobre tu papel en la pareja porque últimamnente me insistes en que quieres que te apriete más las tuercas, pero yo no lo deseo. Todavía no.

No estás preparada, puta, y todo requiere un proceso. Así que no vuelvas a pintarte más lo de puta en la frente, ni en las tetas, porque me enfadaré. Y ahora quédate ahí, castigada, hasta que vuelva. Voy a ver a tu mejor amiga, sí. Esa chica que está tan buena, que me gusta tanto y que sabes que está loca por mí, porque me la folle.

Le he dicho que eres mi sumisa, mi puta, mi zorra, mi perra y se ha emocionado. Se ha puesto encelada, como salida. Me ha dicho que esta deseando verte, pero no sé si traerla a casa y que te vea así. Me lo pensaré. Quizás follemos en la cama a tu lado. Para hacerte sufrir, ya sabes. Para que goces como una perra salida.


1 comentario:

Devastiel dijo...

Si lo hacen, será una experiencia digna de ser contada ;)