sábado, 27 de febrero de 2016

Te amo, mi querida sumisa


image
Te veo ahí, tan sumisa y entregada a tu hombre, a tu macho, a mí que me adoras, que no tengo más remedio que felicitarte. Me gusta verte así. Me gusta sentir cómo me comes los huevos, como te los zampas, como quieres devorarme.

image
Hasta metes mi polla en champan para deleitarte con ella, para saborearla más aún porque no quieres beber nada en lo que no esté yo. Eres un cielo, amor mío, y por eso te amo.

image
Sobre todo cuando me esperas en la puerta de casa a que llegue del trabajo y tú misma te has preparado para recibirme como una zorra sumisa; como la puta zorra que tanto deseo y amo. Me enterneces con esa voluntad de entrega, cariño.

image
O cuando te pones para mí las pinzas en los pezones y me los muestras orgulla. Dices que el dolor te da placer y te hace sentirte más mía. Y debe ser así, cariño, porque siempre que te toco tienes el coño mojado. Por so te amo tanto, mi querida zorra. Te amo, sí.

No hay comentarios: