miércoles, 27 de abril de 2016

Te espero, amor mío


Te espero, mi vida, espero a que te cambies de ropa después de venir del trabajo. Te he recibido así, tal como estoy para decirte que mi coño está abierto y esperándote. para suplicarte con los labios de mi coño que te deseo, que quiero ser tuya, completamente tuya; que mi coño es tuyo, que mis tetas te perteneces y que puedes hacer conmigo lo que quieras.

Soy tu puta, tu perra, tu zorra; una guarra y cerda que te muestra el coño mojado, abierto, palpitante, expectante...para que lo folles, para que me lo folles, para que me saques la polla por la boca. Quiero sentir como tus hermosos cojones chocan contra mi clítoris y jadear de

placer suplicándote que no tengas piedad y me emputeces todo lo que te dé la gana. Sólo soy un objeto de placer, de tu placer, que se muere por ser usado. Úsame, por favor.

Te lo suplico. Úsame cuando quieras, como quieras y donde quieras porque soy tuya hasta mis entrañas. Haz con mi coño lo que te plazca. No tengas piedad, te lo suplico porque quiero sentir tu polla palpitante en mis adentros, que choque contra mi útero. Quiero tenerte dentro de por vida, amor mío, porque soy tuya: Tu perra, tu zorra, tu cerda, tu guarra.

No hay comentarios: