AVISO

Los relatos y situaciones que se cuentan en este blog, aún reales o ficticios, hay que tomarlos como son: fantasías o hechos que no todos pueden llevar a la práctica. Una cuestión es la fantasía y otra la realidad. Por eso conviene recordar que no todo es posible, que hay límites y que cada uno/a ha de saber dónde los tiene antes de meterse en este mundo. Es por esa razón por la que las situaciones complicadas o duras, llevan la etiqueta de "delirios", para diferenciarla de las fantasías. Y teniendo en cuenta que incluso las fantasías,  hay que ponerlas en cuarentena antes de lanzarse a ellas porque en la imaginación todo es perfecto, pero la realidad es más cruda. Supongo que no es necesario recordar lo obvio: que todo debe ser consensuado y que los dos han de ser felices en su papel. Si no, todo esto no tiene sentido.

No hay comentarios: